Uploaded with ImageShack.us

lunes, 20 de julio de 2009

"ESCRIBI ESTE LIBRO PARA SALVAR A MI FAMILIA"

ENTREVISTA A KURT SONNENFELD, AUTOR DE "EL PERSEGUIDO"

La intriga era bastante, parecía el guión de una película. Camino a la entrevista, en el remis, me preguntaba qué hacía una persona con tanta información confidencial y de tanta trascendencia sobre uno de los hechos históricos que marcó a los Estados Unidos y al resto del mundo en un lugar como el barrio Mosconi.
Es decir, sabía lo qué hacía: estaba de visita en la casa de un familiar de su mujer; pero me intrigaba saber qué lo había traído a este lugar del mundo, ubicado en el sur del continente americano, en un país llamado Argentina y una provincia como Santiago del Estero. Y me di con una historia tan interesante como angustiante.

Según lo leído previamente, Kurt Sonnenfeld, el entrevistado, había sido el único documentalista en el mundo designado por el gobierno norteamericano para descender al “Ground Zero” (Centro neurálgico) del World Trade Center, y tomar imágenes únicas y nunca vistas antes de lo que fuera allí un importante centro comercial y oficinas gubernamentales.

La primera charla con Sonnenfeld fue en la librería Hiperión, lugar en el que me sugirió tener un nuevo encuentro a la mañana del día siguiente en la casa en que se hospedaba porque allí tenía su computadora portátil con “material inédito sobre el atentado a las Torres Gemelas”.

En un español un poco rústico dice: “Me sentiría más cómodo si hacemos la nota con la notebook, porque no hablo muy bien el castellano y tener la alternativa de mostrarte todo esto que te cuento me sirve de apoyo”. Finalmente combinamos reunirnos a las once de la mañana siguiente. Ya estamos en el lugar de la cita. Antes de prender la máquina, el mismo Kurt se encarga de preparar un café para periodista y fotógrafo.

La historia Kurt Sonnenfeld había realizado importantes tareas como camarógrafo de la agencia gubernamental Federal Emergency Management Agency (Fema), cuya finalidad era registrar antes que nadie las catástrofes en suelo norteamericano y, luego de analizar el material, distribuir a los medios de comunicación aquellas imágenes que creían convenientes.

del atentado a las Torres Gemelas, el camarógrafo había desarrollado actividades “de carácter secreto y confidencial en la documentación fílmica de diferentes instalaciones científicas o militares relacionadas con el almacenamiento, desarrollo y transporte de armas nucleares, biológicas y químicas o sus componentes y el precario y real estado en que en algunos casos éstas se encuentran”.

El 11 de septiembre de 2001, Sonnenfeld recibió un llamado telefónico cinco minutos después de que el primer avión se estrellara en una de las torres, hecho que le llamó la atención. “Cada vez que había una emergencia que superara la capacidad de las autoridades locales, la agencia en la que trabajaba se encargaba de tratar de establecer un control para determinar si se necesita pedir ayuda al Ejército, o una agencia ambiental, o a los bomberos; pero para ello siempre pasan algunos días”, relata el protagonista de esta historia y para ejemplificar cuenta que luego de la catástrofe que provocó el huracán Katrina, Fema intervino recién diez días después, “a pesar de que la gente moría y flotaba en el agua”.

Pero Sonnenfeld le restó importancia y unas horas más tarde se encontraba registrando imágenes en el escenario de uno de los atentados que marcaría a fuego la Historia de los Estados Unidos. Todas estas horas de filmación debían ser entregadas a las autoridades pertinentes luego de finalizado su trabajo a fin de que sirviesen a las investigaciones y estudios que el FBI debía realizar.

La frágil seguridad que desnudó el atentado llevó a Sonnenfeld a resguardar él mismo el material. “Después de mi trabajo en el World Trade Center, Nueva York era un gran caos y las oficinas no tenían dirección estable. No podía perder mi material si quería trabajar de nuevo y ellos tenían confianza en mí, así que lo guardé en mi casa”.

Un giro A partir de un hecho trágico, como el suicidio de su esposa, el 1 de enero de 2002 Sonnenfeld fue detenido acusado de haber asesinado a su mujer. De acuerdo con su relato, en su lugar de detención fue reiteradamente golpeado y víctima de abusos y torturas. Pero ante la abrumadora evidencia que probaba el suicidio de su esposa, el camarógrafo fue liberado y realizó declaraciones públicas en contra de las autoridades por “falso arresto, apremios ilegales y torturas, falso encarcelamiento, difamación, excesivo uso de la fuerza, daños económicos y violación de derechos civiles”.

Es a partir de este momento cuando las autoridades norteamericanas comienzan a pensar que Sonnenfeld estaba fuera de su órbita de control. “Seguramente se sentían más amenazados desde que importantes organizaciones creadas por familiares de las víctimas del 11 de septiembre pidiesen constantemente al gobierno norteamericano que declare en relación al atentado terrorista, por poseer información valiosa”, asegura el documentalista.

La persecución continuó creciendo hasta que Kurt debió abandonar Colorado, el estado en el que vivía. Unos amigos, testigos directos del incesante acoso, le recomendaron venir a la Argentina, a unos departamentos que alquilaban en San Bernardo, lugar en el que conoció a Paula, su actual esposa y madre de sus mellizas: Scarlett y Natasha.

De esta manera se originó la historia que Kurt Sonnenfeld narra en su libro El Perseguido, editado por Planeta. A continuación, parte del extenso diálogo a solas que el documentalista realizó con Viceversa.

- ¿Cómo es su vida en la Argentina?

- Desde que llegué comencé a reponerme lentamente de muchos traumas, continué con mi actividad como productor de televisión. Al conocerse mi trayectoria, comenzaron a contactarme importantes programas de televisión que tenían interés en que narrase mi experiencia como documentalista en el World Trade Center; además de proveerles de imágenes exclusivas, pero que no comprometiesen al gobierno norteamericano. Pero después se presentaron muchos inconvenientes…

- ¿Qué tipo de inconvenientes? - Después de haber pactado una entrevista en uno de los programas de televisión más vistos de la Argentina, fui detenido por Interpol en la puerta de mi domicilio y me llevaron a la cárcel de Devoto, debido a un pedido de extradición proveniente de Estados Unidos.

- ¿Por qué razón? - Es llamativo, como en esta orden de arresto enviada a las autoridades argentinas, se pide expresamente en dos ocasiones, que todas mis posesiones y documentos sean secuestrados, confiscados y remitidos a Estados Unidos; cuando en el proceso original en mi país esto ya se hizo. Desde el 1 de enero de 2002 hasta el mes de junio del mismo año, mi casa permaneció sellada y precintada dándoles completo acceso a las autoridades para realizar todo su trabajo. Debería preguntarme entonces; ¿qué continúan buscando luego de siete años

- ¿Las persecuciones continuaron?

- Permanecí detenido por siete meses, aquí en Argentina, hasta que fui liberado por el juez federal Daniel Rafecas.

En aquel momento, y luego de la liberación, junto a mi mujer ya teníamos mucho miedo de hablar en profundidad de la información que poseemos, expresamos parcialmente lo que nos estaba sucediendo, en un único programa de televisión. Porque estando su embarazo ya muy avanzado preferimos no profundizar ciertos temas.

Aunque exponer nuestra tremenda situación en los medios logró en aquel entonces, que se redujera la presencia de gente siguiéndonos, tomando fotografías, etc. Porque estando mi mujer embarazada de nuestras bebas y a metros de casa, dos hombres le cortaron el paso, intentaron secuestrarla mientras le advertían de las consecuencias de nuestras acciones.

- ¿Tienen alguna sospecha de cuáles serían las intenciones? -


-Desconocemos las intenciones reales que tenían estos hombres, quizá aquella noche de no haber sido atacados por mis perros y sorprenderlos tal vez, el hecho de que ella se defendiese con tanta tenacidad a pesar de su embarazo; esperarían a que salga yo detrás y “abducirme” como ha sucedido antes, al no lograr Estados Unidos una extradición. En estos meses, documenté muchísimos casos de secuestro de esta índole.

- ¿Conviven con el miedo permanentemente?

- Tememos constantemente por nuestra seguridad, ya que diversos y extraños hechos, como llamadas telefónicas, seguimientos, desconocidos fotografiándonos, se han incrementado nuevamente. Tenemos mucho miedo de que nuestras hijas Scarlett y Natasha, sean tarde o temprano blanco de tantos atropellos o algo mucho peor.

- ¿Su libro ofrece una teoría acerca de los atentados?

- Mi libro no es acerca de teorías conspirativas, pero sí les ofrezco mi teoría. Y mi teoría es que existió una conspiración y abordo el tema desde mi punto de vista y de lo que fui testigo directo. Mayormente, mi libro es acerca de los extraños eventos que me sucedieron y continúan sucediendo.

- ¿El gobierno norteamericano intentó desacreditar su versión?

- Durante los pasados siete años, he sido acusado falsamente, encarcelado dos veces en dos países diferentes, torturado y puesto en confinamiento solitario en mi país, perseguido a través de dos continentes. He sido calumniado y difamado implacablemente, en una campaña por deshumanizarme y desacreditarme, para que cuando hable ya no sea escuchado. Hasta al día de hoy, mi esposa, mis hijas y yo, vivimos en un mundo cerrado, rodeado de amenazas, hostigamiento e incertidumbre. Yo escribí este libro para salvar a mi familia.

Los cuestionamientos de Kurt Sonnenfeld

 No ha habido hasta el momento una comisión independiente, oficialmente designada a investigar los trágicos eventos ocurridos el 11 de septiembre de 2001, cuando es un proceso regular en tragedias de esta magnitud. Desde el comienzo, la investigación llevada a cabo respecto del ataque al World Trade Center, ha estado estrictamente controlada y dirigida por la Casa Blanca. Y ahora casi toda la evidencia ha sido rápidamente destruida.

 ¿Quién cree en la versión oficial respecto de lo sucedido el 11 de septiembre de 2001? Hay muchos que han asegurado que la más osada teoría conspirativa es la que ofreció el propio gobierno de los EE.UU.

 ¿Sabían que la semana previa al ataque al World Trade Center todo el suministro eléctrico fue cortado por aproximadamente 36 horas, incluyendo las cámaras de seguridad y los sistemas de control, en el marco de una “operación de mantenimiento” altamente irregular?

 ¿Sabían que en las semanas previas a los ataques se realizaron varias evacuaciones inusuales e inesperadas de ambas torres?

¿Sabían que la compañía que estaba a cargo de la seguridad de World Trade Center era dirigida por Marvin Bush, hermano menor de George Bush, y Wirt Walker Tercero, primo de George Bush? Esta misma compañía suma a sus filas de clientes en el gobierno, a la Armada, a la Marina, a la Fuerza Aérea y al Departamento de Justicia de los Estados Unidos; así como proveen de seguridad a sitios gubernamentales clasificados y secretos, y de alto riesgo.
 ¿Sabían que cientos de agentes del gobierno estaban pre-posicionados en Nueva York el 10 de septiembre, preparando un simulacro de ataque terrorista que se llevaría a cabo el día 12 de septiembre? Oficiales de Fema habían instalado ya su base de operaciones cerca del World Trade Center un día antes del ataque.


Según Sonnenfeld, la turbina es demasiado pequeña para pertenecer a un avión comercial como los estrellados contra las Torres Gemelas





El extraño caso del edificio

Durante la entrevista, Kurt Sonnenfeld sorprende con un hecho que poco trascendió a través de la prensa internacional. Se trata del edificio número 7 del World Trade Center, que se derrumbó a las 17.20 de la tarde del 11 de septiembre, unas nueve horas después de que el primer avión se estrellara contra la Torre Norte. “La estructura entera del edificio 7 demoró unos 6,5 segundos en caer verticalmente sobre sí misma, medio segundo más de lo que hubiera necesitado una piedra para pegar en el piso si se la hubiera dejado caer al vacío desde el techo de ese mismo edificio”, relata Sonnenfeld, que además cuenta con material fotográfico y audiovisual del pequeño foco que tiró abajo este edificio de 48 pisos y cómo cayó. Esta torre no fue alcanzada por ningún avión, y sólo había sufrido daños menores en su estructura cuando las Torres Gemelas colapsaron. El Servicio Secreto, el Departamento de Defensa, el FBI, el Servicio Interno de Ingresos, la Comisión de Seguridad e Intercambio y la Oficina de la Dirección de Emergencia para Casos de Crisis ocupaban grandes espacios en este edificio, varios pisos. Otras agencias federales tenían allí sus oficinas también. “Después del 11 de septiembre, se descubrió que, oculta en el edificio 7, se encontraba la estación clandestina más grande de la CIA fuera de Washington DC, una base de operaciones para espiar a los diplomáticos de las Naciones Unidas y para conducir misiones antiterroristas y de contraespionaje”, describe el documentalista. Y concluye: “Pero el reporte de la comisión 911 ni siquiera hace mención al colapso del edificio 7. Ni fueron analizadas tampoco las bizarras circunstancias que provocaron su caída. Nist, la agencia gubernamental asignada a investigar el colapso de las Torres Gemelas, tampoco hace mención a la sugestiva caída”.

FUENTE: SUPLEMENTO VICEVERSA-DIARIO EL LIBERAL

2 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Esta bueno que demostremos independencia y tomemos un caso como el de este hombre. Su familia es hermosa y ningun ser humano se merece tanto mal trato.

Excelente el blog!

Mariano de Mercedes dijo...

Muy bueno el post sobre el caso de este agente.

Muy buena nota.

¡ARRIBA LOS VALORES HISPANICOS!

BENDITA SEAS, SI, BENDITA SEAS...