Uploaded with ImageShack.us

lunes, 20 de febrero de 2012

CONTINUA LA VIOLENCIA DE LOS FUNCIONARIOS DE GERARDO ZAMORA


La “preferida” de Zamora bajó el “tapasol” del auto para no ser reconocida, y ordenó al chofer que “raje”, después de atropellar a una estudiante de la Ucse.
La “preferida” de Zamora bajó el “tapasol” del auto para no ser reconocida, y ordenó al chofer que “raje”, después de atropellar a una estudiante de la Ucse.
Matilde O’Mill secretaria General de la Gobernación, una suerte de “canciller” del gobernador Gerardo Zamora se da el lujo de gestionar, autorizar y mandar a pagar montos millonarios (con dinero del Estado, por supuesto), “distintos servicios”, a su propio esposo, el ingeniero Montenegro, atravez de su empresa Omina.
Esta funcionaria, el viernes concurrió a la “fiesta de gala” que organizó el zamorismo en la asunción del nuevo rector de la Universidad Católica de Santiago del Estero (Ucse), ingeniero Luis Eugenio Lucena. Matilde ofició de “embajadora” de Zamora, aunque de entrada se mostró molesta por los estudiantes que no van a poder cursar sus carreras por falta de recursos, y que a la postre aumentaron el arancel de las cuotas. Estaba indignada por los chicos que quieren ser escuchados y hacerles entender a los “nuevos ricos” (como “Mati” ), que sus padres no pueden pagar una cuota mensual de 625 pesos.
Como a los “radicales” de hoy (bah, “radicales kirchneistas”), a la O’Mill les disgustan las movilizaciones, marchas o protestas de los pobres y desposeídos, a los que no les mira la cara nunca cuando van con sus aflicciones enfrente de la Casa de Gobierno, sencillamente porque ella no atiende a nadie. O está encerrada en su despacho o se desplaza a la oficina de Zamora; lejos de la “chusma” y de los “descamisados”.
Luego al finalizar el acto de asunción del rector de la Ucse, Matilde O’Mil se retiró en un lujoso automóvil oficial, Toyota Corolla Patente JOO 558 y, como todo funcionario del “nuevo Santiago”, se cree envuelta con el manto de la impunidad. Atropelló a la estudiante Sara Morales y siguió la marcha sin importarle los daños que le provocó. Claro, sabe que hoy y aquí, nadie la va a investigar y ningún medio va a publicar su delito.Los compañeros llamaron una ambulancia, donde se comprobó que presentaba severas lesiones en un pie, que fue apretado por el automotor.
Viajar en un automóvil, embestir a una persona, abandonarla herida y huir, es una conducta tipificada como delito. “Mati” se ganó esa definición; por más secretaria General de la Gobernación que fuese. Debería haber retenido cuando estudio abogacía, esa parte que dice: “Chocar con el auto, intencionadamente, a una persona, es un delito que se agrava cuando el sujeto autor del hecho huye y abandona al accidentado”. O el párrafo que reza: “Las penas que recibe una persona que comete un delito doloso o intencional son más severas que aquellas que corresponden a quien comete un delito culposo por descuido o imprudencia”.
La “prensa oficial”, ¿por qué será que no se entera de los delitos que cometen los funcionarios zamoristas. ¡Oh, lo que hubiera pasado a un santiagueño común que se haya comportado como un delincuente! Estaría en las tapas y en los noticieros “escrachado” con familia y todo.
Codigo Rojo.

viernes, 17 de febrero de 2012

SER DISIDENTE






Por Juan Pablo Vitali

Ser disidente, es llevar una espada de luz, por los laberintos de la edad oscura. 
Ser disidente, es sentir a cada paso la soledad de la estirpe, apretando nuestros corazones. 
Ser disidente, es optar por las alturas, y también por los abismos. 
Ser disidente, es tallar escrituras sagradas, sobre nuestra piel. 
Ser disidente, es arrojarse sobre el acero desnudo de la espada. 
Ser disidente, es volver siempre a las ciudades perdidas. 
Ser disidente, es haber perdido el sol de la Atlántida, y recobrarlo en los hielos lejanos del Sur. 
Ser disidente, es ver el rostro de hueso de nuestros muertos, como un espejo blanco en las tinieblas cotidianas. 
Ser disidente, es disentir con los dioses, si estos, nos son adversos. 
Ser disidente, es ocupar las calles, hasta dominarlas. 
Ser disidente, es el mármol, el músculo, la piedra, el fuego, la montaña y los caminos. 
Ser disidente, es el último lobo de Europa en la caverna, el águila dormida en las alturas, el ciervo bramando, en la profundidad de los bosques. 
Ser disidente, es dormir sobre puñales, y despertar iluminado por los ojos de los niños, de Dresde, de Berlín, y de Hiroshima. Ser disidente, es asediar el tiempo del silencio, con banderas que estallan acercándose en el viento. 
Ser disidente, es ser siempre el último en retroceder, y el primero en avanzar. 
Ser disidente, es ser el último hombre de pie, si es necesario, con el sol por testigo, y la llama eterna de los nuestros por bandera.

LOS VALORES DEL ESPIRITU FRENTE A LA MORAL DEL ESCLAVO


Por Carmen M.Padial

Parafraseando a Carl Gustav Jung, todos nacemos únicos, y casi todos mueren siendo simples copias, esa es la gran batalla a la que se tienen que enfrentar el hombre y la mujer libre que viven hoy frente a los que sobreviven.

Los hombres y mujeres libres no desean sobrevivir, desean vivir. Para vivir hay que mantener la mente abierta a la información y formación que un sistema dictatorial como el que nunca antes había sufrido la humanidad y que quiebra fronteras a golpe de “democracia” y “liberación”, les oculta. Un sistema que implanta conciencias, sentimientos, bondades, maldades y una religión única: la veneración de lo material y perecedero.

Las Jornadas de la Disidencia desean hacer un poco más libre al que asiste, muestra lo que esa dictadura de lo unineuronal nos desean ocultar, lo que desean eliminar, lo que ese pensamiento “único y verdadero” castrante delezna en el ser humano: el derecho a disentir, a pensar de otro modo, a caminar con nuestros propios pies y usar nuestra voz para hablar.
La cultura es libre, y así la deseamos, la Disidencia es la conciencia que late a pesar del yugo, es la sangre que llama y calienta cuando el hielo es más frio. Es la voz interior que hace al hombre, hombre, alejándolo de las bestias. Es el pulso que da origen a la vida. Es el ejército interior, el que es capaz de ganar a millones de esclavos. Es la Voluntad, sólo el que se sabe libre es capaz de alcanzar serlo. Eres tú y soy yo, somos nosotros los descastados, los parias, los desahuciados, los perseguidos, los silenciados, los ignorados, los odiados, los censurados, los malos, los culpables, los bárbaros, los…Disidentes.

Y como Disidentes tan solo podemos alimentar a ese espíritu libre y rebelde, que sigue siendo único, con el mejor de los alimentos, el de los Valores Eternos del pueblo europeo, Valores que el pensamiento único desprecia y deforma, infecta y calumnia…

Es fácil ser parte de ese pensamiento único, sólo hay que dejarse llevar por la corriente de este lodazal llamado mundo, es tan simple como no sacrificarse por nada que no traiga beneficio inmediato y material, tan simple como no pensar más que en uno mismo, tan fácil como intentar sobrevivir entre la basura alimentándonos de ella y vistiéndonos con ella. Esa sería la moral del esclavo, vestirse, comportarse y ser uno más en el vertedero, olvidar el espíritu que se nos dio al nacer y matarlo a base de tragar basuras y vestir basuras.

Los Disidentes optamos por vestir Valores y hacer brillar ese Espíritu único que algún día nos traerá la liberación de este submundo, de sus grilletes y ese ejército de zombis esclavos de la moral del beneficio. Los Disidentes nos forjamos en cada libro, en cada conferencia, en cada acto de protesta, en casa escrito, en cada una de las Jornadas de la Disidencia…

viernes, 10 de febrero de 2012

EL ESTADO COMO CAUSA, YA NO COMO EFECTO


En rigor de verdad, el  Estado debe ser una  consecuencia,  una resultante, un reflejo de la sociedad, la cual a su vez es una consecuencia del individuo que la integra. En tal caso el Estado es un productor superior de la sociedad, un organismo que emana de la misma sociedad para servirla.

En consecuencia, el engranaje estatal ha de ser de la misma esencia que el pueblo.
Sin embargo, en el "Globalismo" se invierten los términos.
El estado ya no funciona como una resultante de la sociedad, sino como el Ser Principal, ajeno a la sociedad, a la cual trata de someter y de remodelar, cambiándole su esencia. Y esto tanto en lo material como en lo espiritual.
Según el positivismo, el individuo es "cero", y cuando todos los sumandos son "cero", el total también es cero. En su lugar sólo queda el Estado. Para sostener esta situación artificiosa y lograr más Poder, el Estado necesita ir controlando sector por sector.

1- Para controlar al campesino recurre a la gradual o violenta colectivización de la tierra, según las circunstancias en cada país.

2- Para controlar al hombre de empresa, recurre lentamente al impuesto progresivo, a la compra de industrias o a la violenta supresión del derecho de propiedad privada.

3- Para controlar al obrero establece el dominio de los líderes sindicales, que después quedan bajo el dominio directo del estado.

4- Para controlar a la juventud dispone de textos, forzosos o no, donde sólo se expone un determinado patrón de ideas.

5- Para controlar o anular a la opinión pública se imponen graduales o totales controles sobre los medios de comunicación.

6- Para controlar o anular cualquier influencia auténticamente religiosa, ata convenios con los círculos "progresistas" del Clero, los que luego se encargan de silenciar toda protesta, aún si se trata de cuestiones de alta moral.


El Globalismo tiene diversos grados -según el tiempo y país-, pero sigue un mismo camino.
Como el Globalismo ha invertido los términos de una auténtica relación de Estado-Sociedad, en diversos países se advierte una clara diferencia entre modo de pensar y sentir del régimen y el modo de pensar  y sentir del pueblo. Son algo así como dos bandos, opuestos entre sí, donde el "bando sociedad" va siendo desintegrado en sus esencias y remodelado.

Para poder hacer eso, el Globalismo se apoya en fuerzas internacionales. Su verdadero poder lo recibe de esas fuerzas. Y consecuentemente ve al pueblo como un conjunto al que no le debe nada, del cual no ha nacido, y al cual hay que ir controlando sector por sector.

Este es un fenómeno mundial. Aun países poderosos lo padecen, pues en Estados Unidos el régimen recibe decisiva influencia del Consejo de Relaciones Exteriores y de la Comisión Trilateral, ajenos al modo de pensar y sentir del pueblo norteamericano. De ahí que altos círculos políticos de ese país ayuden y solapen a regímenes enemigos mortales del propio pueblo americano,.

En todas las etapas de "globalización" se ve funcionando el bloque de los 4 patrones de pensamiento (Generación Espontánea, Evolución, Positivismo, y Marxismo), presentados como "ciencia".

Tomado del libro  "Juventud, 1977-2016" de Salvador Borrego.





RECORDANDO A LOS HEROES DE KRASNY BOR


El 10 de febrero de 1943 los voluntarios españoles de la División Azul (en total 4.300) lograron impedir en el Frente de Stalingrado el avance de  44.000 soldados del ejército rojo que contaba con una  fuerte apoyatura de tanques y artillería.
En la batalla los rojos tuvieron 11.000 bajas...
La voluntad "inasequible al desaliento" y la bravura de los divisionarios nacionalistas españoles son un ejemplo para los que luchan contra el mundialismo deletéreo, el sistema usurocrático y la  esclavitud y subsecuente muerte de nuestra patria argentina.
¡GLORIA Y HONOR!
¡Occidente resiste!







"Recuerdo la sangre correr en mi frente,
recuerdo la muerte venir desde el este.
Recuerdo esa bala en mi corazón ,
recuerdo que yo caí en KRASNY BOR."



KRASNY BOR


La madrugada del diez de febrero de mil novecientos cuarenta y tres, pareció que el mundo se acababa. Dentro de la trinchera escuchamos los primeros disparos de los rusos. Y nos agazapamos en el hoyo, rezando a la Inmaculada y a Cristo para que nos protegiese de la lluvia.
Porque aquello era una lluvia. De metralla y fuego, pero lluvia. Caían los pepinazos del cielo en cadencia de un cebollazo cada diez segundos. Y los cohetes, los Katiusa, que te helaban la sangre con su pitido infernal.
Tres horas estuvo lloviendo. Tres horas. Cuando la última de las bombas estalló, un cuarto de camaradas estaban muertos o heridos. Tirados aquí o allá, enteros, por trozos, casquería…Mismamente, como en cualquier carnicería. Y nuestras flamantes defensas no eran más que montones de nieve y tierra removida. Cañones anticarro asomaban retorcidos, inútiles, la munición desparramada o ardiendo, los artilleros hechos pedazos.
Pero ya había algunos oficiales y sargentos dando voces, cagándose en todo, blasfemando, cubiertos de tierra empapada por la sangre de sus hombres.

-¡Que vienen!-Decían- Qué vienen….Vamos a recibirles…

Y la verdad, que ganas teníamos. Venid, venid, que ya veréis qué divertido, aquí no hay tudescos, aquí estamos los bajitos, morenos y con mala leche de los españoles…
Y vinieron. Por miles. Cuatro divisiones completas de infantería, así a ojo, cuarenta mil hombres, y más de cien carros. Los temibles T34 y los enormes KV1…Toneladas de acero ruso, lanzado contra ti a setenta por hora…Te cagas y te meas…Pero aguantas, qué remedio, está al lado Paco, mirando…
El frente que ocupábamos lo españoles en el cerco de Leningrado, pobre gente, sin ratas que comer, se dice que se comen a los muertos. Puñetera guerra. En fin, que estamos entre Alexandrova y Krasny Bor, y por aquí han metido la ofensiva…Qué suerte, oye.
Pensarán estos, igual que nuestros aliados alemanes, que los españoles solo sabemos tocar guitarras y bailar flamenco…Pues se van a enterar.
Y se enteran. Desde todos los rincones del avance ruso, desde atrás, los lados y de frente, aparecen grupos, compañías, batallones de combatientes que les atacan y masacran. Son duros, no se rinden. Prefieren morir a rendirse, fanáticos y enloquecidos, dos tíos con una ametralladora, frenan y detienen a los temidos esquiadores soviéticos.
Los rusos están alucinados. Cuando bombardean así, a lo bestia, lo normal es que de los defensores, apenas quede nadie. Y el que queda, está que no puede defenderse. Pero estos españoles no…Salen de los agujeros, montan ametralladoras sobre los escombros y matan todo lo que se les acerca…Una carnicería de bayonetazos y combates cuerpo a cuerpo. Casi siempre ganan los rusos, pero a costa de muchas bajas. Matar a un león, nunca resulta fácil…
Los españoles vamos cayendo, defendiendo cada posición, cada recoveco. Caemos por docenas, pero nuestros enemigos caen por cientos…Ya empiezan a entender, a diferenciar…Estos no son los alemanes, ojo, Dimitri…
Y la batalla sigue…En algunos puntos el avance ruso llega a tres kilómetros, y se detiene. Detrás, han quedado bolsas de soldados que vuelan sus carros y llamando a un tal Santiago, se van abriendo paso por los bosques…
En nuestro camino hacia las nuevas líneas, vemos cientos de camaradas muertos…Embudos de artillería convertidos en bastiones. La imagen es estremecedora. Mezcla de orgullo y pena. En el embudo varios cuerpos españoles, reventados a tiros y bayonetazos, alrededor, cientos de rusos muertos, acribillados. Tomar el embudo ha sido  jodidamente duro para ellos…Y embudos como aquel, los hay a docenas por el bosque.
La ofensiva rusa se detiene. Choca contra aquel muro de españoles que, bombardeados y masacrados sin compasión, se tornan más peligrosos y letales. Da igual que en la posición quede uno, o dos, o tres, o cien…Disparan, arrojan granadas, matan y mueren.
Los generales rusos están que trinan. Su espectacular ofensiva para romper el cerco de la ciudad ha fracasado por la valerosa obstinación de cuatro mil y pico españoles.

-¿ No decían los informes que los Ispansi retrocederían y huirían  como ratas?...Coronel Petrof…
-Sí, camarada general…
-¿Entonces…?
-Esos locos, camarada general…Después del bombardeo, los que quedan, en vez de escapar, como los alemanes, y los rumanos, y los italianos, pues no…Salen llenos de polvo, cubiertos por las tripas de los que han caído, da pavor verlos, camarada…Y se lían a tiros y cañonazos. A matar a nuestros pobres infantes, a destruir tanques…Y hasta cuando retroceden, lo hacen cara a nosotros, sin perdernos el frente…Y cada uno de ellos que cae, arrastra a tres de los nuestros…Unos bestias los Ispansi estos, camarada…

Han pasado sesenta y ocho años desde la batalla de Krasny Bor. Hoy se la conoce, el que la conoce, porque allí murieron dos mil y pico españoles, otro millar fue herido, y a  unos trescientos se los llevaron de visita turística a Siberia y sus afamados balnearios.
Dicen los revisionistas, los modernos historiadores, que si allí nos masacraron, que si los alemanes utilizaron a la División como carne de cañón…Pueden tener razón…
Pero lo importante, lo olvidado, lo mancillado como si fuese algo vergonzoso, cuando es al contrario, motivo de orgullo; es el acto de resistencia. Aquí que no pasen. Y no pasaron.
La valerosa y enconada resistencia española detuvo la ofensiva rusa. A costa de dos mil muertos, de cientos de heridos. A costa de mucha sangre española.
Aquellos hombres, detuvieron una ofensiva soviética, como las que no había soportado nadie en la guerra. Nadie volvería a conseguirlo tampoco. Once mil bajas tuvieron los rusos, y el ochenta por ciento de carros perdidos…No está mal.
Después de esta batalla, se limitaron a bombardear con artillería y aviación. De lejos. Sin atreverse a lanzar otro ataque. Escarmentados:

-¿Quién está enfrente, Boris…?
-Los españoles, Vladimir… ¿Atacamos?
-Vamos a esperar un poco…Hay rumores de que los van a retirar…
-Gracias a San Jorge…Perdón…Al camarada Stalin…



miércoles, 1 de febrero de 2012

AVANCE DE LA PELICULA "LA GUERRA DE LA VENDÉE"

Este es el avance de la película "LA GUERRA DE LA VENDÉE" a estrenarse en los próximos días.

Hace una apología objetiva de los cientos de miles de mártires católicos (mayoritariamente jóvenes) de La Vandée, la región donde predicó con más eficacia San Luis María Grignion de Montfort y que durante la década de 1790 sería la más fervientemente católica; asimismo evidencia la naturaleza groseramente anticatólica y el mecanismo genocida de la revolución mal llamada "francesa".


Como se sabe, formal y llamativamente la guerra comienza en 1792 cuando un grupo de campesinos esgrimiendo sus instrumentos de trabajo agrícola, defienden a unas monjas agredidas por un contingente de la "Guardia Nacional" que fue al lugar para desalojarlas de su convento.


La persecución a sus sacerdotes por parte de los falsamente propaladores de la libertad, igualdad y fraternidad y la medida de alistar a miles de ellos para ir precisamente contra la Fe Católica llevaron a que los jóvenes vandeanos emprendieran de manera generalizada la ofensiva contra los luciferinos y genocidas.


Los héroes del mundo capitalista deicida no tuvieron límites para represaliar a los vandeanos. Por ejemplo, por el sólo hecho de encontrar a una persona asistiendo a misa estatalmente prohibida o que colgaba en su cuello el Santo Rosario, los soldados a cargo del sanguinario General Westermann podían cometer contra ella toda clase de barbaridades.
Entre otras "acciones democráticas" tiraban a las mujeres desde las ventanas para que cayeran sobre las bayonetas, los niños eran asesinados al ser pisados varias veces por los caballos, ahogaban a miles de católicos en lugares como Pont-au-Baux, entre otras.


Bien dice la canción del italiano Pino Tosca :"El Sagrado Corazón está sangrando en nuestra bandera y en la noche elevo mi última oración. SANTÍSIMA VIRGEN SALVA A FRANCIA DE LA MALDICIÓN..."
Lejos de ser un divertimento cinematográfico, el film se erige como instrumento modélico para las nuevas generaciones occidentales a través de la ejemplaridad arquetípica de los resistentes vandeanos encabezados por su mejor jefe de tan sólo 20 años de edad, Henri de La Rochejaquelein; todos  ellos fueron  soldados de Dios y del orden natural diametralmente opuestos al ethos prevalente en estos tiempos finiseculares, posmodernos, nihilísticos y patricidas.







¡ARRIBA LOS VALORES HISPANICOS!

BENDITA SEAS, SI, BENDITA SEAS...