Uploaded with ImageShack.us

viernes, 16 de octubre de 2009

SEGUIMOS RECORDANDO:HOY DAL BOSCO Y SANGUINETTI

El 16 de Octubre de 1975 los criminales de la Organización Montoneros asesinaban al Ing. Reinaldo Dal Bosco y a su custodio el Sr. Raúl Sanguinetti.

CARTA DE SANDRO DAL BOSCO A SU PADRE

Parece increíble que ya han pasado 34 años de no poder disfrutarte, de no poder sentirte, de no poder mirarte a los ojos y decirte cuanto te amamos.
Ha pasado tanto tiempo…, sin embargo, siguen imborrables todas aquellas marcas y huellas que dejaste en todos nosotros.
Ha pasado tanto tiempo…, y sin embargo papá, recuerdo como si fuera hoy cuando llegabas cansado de tu trabajo, agotado por el cansancio que provocaría en ti un nuevo día y siempre bien dispuesto, luego de saludarnos afectuosamente con un beso, te sentabas primero a ayudarme a hacer mi tarea del colegio, para luego salir al patio a jugar un ratito al fútbol y luego cenar juntos como hermosa familia que fuimos y somos.
Ha pasado tanto tiempo…, y sin embargo recuerdo como si fuera hoy cuando intentabas enseñarme a jugar al tenis, ese deporte que con tanta pasión vos realizabas, y como todo lo que vos hacías en tu vida, ponías el 100% de tu esfuerzo en tratar de compartirlo con nosotros, motivo por el cual pasábamos fines de semana hermosos en casa de los abuelos Lino y Arminda (padres de mamá), de quienes recibíamos muchísimo amor y cariño también.
Ha pasado tanto tiempo…, y sin embargo recuerdo como si fuera hoy cuando un día sábado en la mañana, luego de desayunar y ya casi listos para irnos de fin de semana a disfrutar del Club Universitario de La Plata, a disfrutar del amor de nuestros abuelitos, a jugar y a divertirnos mientras vos, entre otras cosas, irías a jugar tus partidos de tenis, yo, tu hijo mayor, fui a pedirte que me ataras los cordones de mis zapatillas. Tu respuesta fue, con voz firme y segura, que eso era algo que vos y mama ya me habían enseñado, y que no correspondía que nadie me ayudara, que era algo que debería hacer solo sin la ayuda de nadie. Yo, tu hijo mayor, caprichoso y malhumorado por no conseguir mi objetivo, comencé a llorar y a gritar de fastidio para seguramente provocar en ti y en mamá el cansancio y frustración necesario para lograr mi objetivo, que alguien me ate los cordones…, que buen mensaje y enseñanza me dejaste papá, recuerdo como si fuera hoy cuando me dijiste que hasta que no me atara los cordones no iríamos a ningún lado, conclusión, nunca fuimos a pasear y disfrutar de ese fin de semana tan preciado.
Ha pasado tanto tiempo…, y sin embargo papi, recuerdo como si fuera hoy cuando en varias oportunidades me decías, “Sandrito, si algo me pasara a mi, vos, que sos el mas grande de los dos, debés cuidar de mamita y no dejar que nada le pase”, ojalá eso nunca hubiera pasado, pero a tantos años de lo sucedido, ojalá hoy pudiera escucharte decirme que logré tu cometido.
Ha pasado tanto tiempo…, y sin embargo, a 34 años de aquel jueves 16 de octubre, recuerdo como si fuera hoy que gracias a Dios, y solamente gracias a él, me levante en la mañana cuando en realidad yo nunca lo hacia, pude compartir mi último y lindo desayuno junto a vos y a mamita, comimos unas ricas tostadas con manteca para luego despedirte junto con mamá con un cariñoso beso, como siempre lo hacías, y sin saber que ese seria el ultimo beso de nuestras vidas.
Ha pasado tanto tiempo…, y sin embargo papi, recuerdo como si fuera hoy el pijamas que yo tenia puesto esa mañana, recuerdo ese ruido horrible de armas disparando sin cesar, recuerdo haber pensado por un momento que solo eran los tablones utilizados como andamio de la construcción del frente de nuestra casa (seguramente habrá sido un pensamiento de deseo, el cual finalmente no fue), recuerdo haber ido a nuestro cuarto a despertar a Leito, quien con solo 6 años no logró darse cuenta de lo que yo trataba de decirle… y siguió en su cama tratando de conciliar el sueño.
Ha pasado tanto tiempo…, y sin embargo no puedo borrar de mi mente aquel momento en el que fui corriendo hasta el auto y antes de que nadie pudiera darse cuenta me escabullí para tratar de verte, y una vez mas gracias a Dios, esa imagen que algunos habrán podido ver de tu cuerpo lleno de balas y ya sin vida no está en mi mente porque por alguna razón, solo pude ver el cuerpo de Raúl Sanguinetti, aquel custodio que te acompañó en tus últimos momentos de vida, el cual, paradojas del destino, no era quien debía estar a tu lado para protegerte si algo sucedía.
Ha pasado tanto tiempo…, y sin embargo hoy, a 34 años del día mas triste de mi vida, seguimos sin saber quienes fueron los “valientes jóvenes idealistas” que te quitaron para siempre de nuestro lado físicamente, pero que jamás podrán quitarte de nuestro Corazón.
Ha pasado tanto tiempo…, y sin embargo hoy…, seguimos sin saber por qué, en un país en el cual la Justicia debería ser un elemento mas de la vida cotidiana en democracia, muchos de aquellos jóvenes idealistas que mentaron, participaron, idearon o siquiera apoyaron con sus pensamientos aquel atentado que te costara la vida a vos y a Raúl, no solo no han sido ajusticiados como un País en democracia amerita, sino que hoy, esos mismos seres inhumanos que con absoluta desidia, con total malicia y con incomprensible desprecio hacia el dolor por quienes tanto te amábamos, pasean libremente por las calles de algún lugar del mundo, y peor aún, muchos de esos seres indeseables ocupan hoy cargos en diferentes lugares del gobierno provocando en nosotros mas dolor aún, y una sensación de INJUSTICIA que solo provoca mas tristeza.
Ha pasado tanto tiempo…, y sin embargo hoy papá, mas que nunca quiero que sepas que para nosotros fuiste, sos y serás un ejemplo de vida, un ejemplo de Padre, un ejemplo de Esposo, un ejemplo de Amigo.
Quiero que sepas que Mamá, (junto con nuestros abuelitos, tíos y algunos allegados a la familia), fue y es un ser maravilloso que ha hecho de nosotros personas de bien, y quien se ha encargado de que tanto Leo como yo no tuviéramos ningún resentimiento hacia quienes fueron los responsables de nuestro mas grande dolor.
Ha pasado tanto tiempo…, y sin embargo hoy papá, quiero que sepas que…por todo esto y por muchas otras cosas mas que tantas veces te he manifestado en esos momentos en los cuales miro hacia arriba para contarte sobre nosotros, quiero que sepas que no cesaré en la búsqueda de la verdad, que tanto Leo como Mamá y yo, luego de tantos años de silencio provocados por el inmenso dolor que siempre provocó la manera en que te fuiste, haremos todo lo que esté a nuestro alcance para que se haga JUSTICIA y que se sepa la VERDAD.
Ha pasado tanto tiempo y sin embargo hoy, a 34 años de no poderte disfrutar mas en vida papi, sigo llegando a la misma pregunta que jamás ha tenido una respuesta satisfactoria para mi, POR QUE
Te extraño y Te Amo

Sandro Dal Bosco


CARTA DE LEONARDO DAL BOSCO A LA FAMILIA SANGUINETTI

Muchos años han pasado sin que pudiera dar voz a mi sentir, un sentir que nace de la necesidad de dar las gracias.
Hoy mas que nunca, cuando se cumplen 34 años de aquel fatídico día que cambiaría las vidas de muchas personas para siempre, siento la necesidad de escribir estas líneas.
En la mañana del 16 de Octubre de 1975 mi Padre Reinaldo Dal Bosco saldría por última vez de nuestro hogar, aquel día él desayunó con su esposa Nilda y su hijo mayor Sandro con el que compartió unas ricas tostadas con manteca; ni bien finalizaron el desayuno llegó el Cabo Raúl Arturo Sanguinetti, uno de sus habituales custodios y allí se dispusieron a salir hacia la empresa FACETYT S.A., donde era Director General. Mi padre tenía custodia policial porque como tantos otros Directivos de empresas en esos años, había recibido amenazas de muerte de parte de la organización Montoneros.
Al recorrer unos pocos metros con el auto (mi padre manejaba) fueron interceptados por dos vehículos en los que viajaban los atacantes y en un intento desesperado por evitarlos, mi padre se tiró en el piso del auto y el Cabo Raúl Arturo Sanguinetti se tiró encima de él para presionar el acelerador y tratar de evitar la ráfaga de balas.
La malicia y cobardía de sus atacantes no permitieron que dé resultado esta táctica y el auto chocó contra un árbol en la vereda de enfrente, en dónde son acribillados con un desprecio total por la vida humana.
Por eso hoy, querido Raúl Arturo Sanguinetti, quiero darte las gracias por haber dado todo lo que un ser humano puede dar por preservar la vida de mi padre, y haber dado tu vida en ese intento.
Querido Raúl, con gran coraje enfrentaste la situación y yo te doy las gracias porque lo diste todo, lo cubriste con tu cuerpo y ahí, en ese lugar y en esa posición, ambos dejaron juntos este mundo lleno de injusticias y crueldades.
Mi hermano que por aquellos días contaba con solo 9 años, se escabulló y pudo llegar hasta el auto para atestiguar en persona que el motor del auto rugía sin cesar y que tu cuerpo estaba encima del de mi padre cuando los dos ya estaban sin vida.
También quiero darte las gracias Raúl Arturo Sanguinetti, porque sin tu presencia tal vez mi padre hubiera sido secuestrado, tal vez torturado y quien sabe que otros martirios hubiera tenido que soportar.
Espero que tu muerte y la de mi padre no sean en vano y que el reconocimiento de las victimas del terrorismo sirva para unir a nuestro país.
Vemos día tras día que solo se cuenta una parte de la historia, que nuestros seres queridos no existen en la memoria del pueblo y que no tienen homenajes públicos como se merecen; sepan que nosotros nunca los vamos olvidar, son los héroes silenciosos pero indelebles de un país invadido por el odio ajeno a nuestro pueblo.

Leonardo Dal Bosco

FUENTE: CELTYV

No hay comentarios:

¡ARRIBA LOS VALORES HISPANICOS!

BENDITA SEAS, SI, BENDITA SEAS...