Uploaded with ImageShack.us

miércoles, 31 de agosto de 2011

¿POR QUE EMULAR A HEROES Y SANTOS?



Por Cecilia


Está claro que los tiempos actuales llevan inevitablemente a la superficialidad de ideas y actos.

Sin ir más lejos: ¿cuánta gente que lee este título llegará a leer el artículo en su totalidad? ¿cuántos lo dejarán a medio terminar? Esto demuestra la tendencia a la inconstancia en las personas, la falta de manejo de la propia voluntad, la falta de formación del propio carácter. Cualquier motivo (no tenía ganas de leerlo, aburrimiento, pusilanimidad, ect), cualquier excusa para no terminar con algo que se había comenzado…

Son defectos propios de los tiempos en que vivimos: la indisciplina, la cobardía por un sacrificio mínimo, ausencia de constancia y de esfuerzo. Las pasiones son las que dominan a la inteligencia, anestesiándola de su función por excelencia: ordenar, dirigir, tomar el control del cuerpo, sometiéndolo a la razón.


El dominio de uno mismo es el que forma los caracteres. Debe ser constante y metódico. Para llegar al dominio de uno mismo es necesario privarse de algunas cosas lícitas, pues si uno no se priva de cosas lícitas, no será posible negar todas las ilícitas.


Es en el silencio y la oración donde el hombre aprende a ordenar las ideas, coordinar los pensamientos y ordenarlos conforme al orden que Dios establece. Ahí aprende a reflexionar, a distinguir las cosas reales y nobles de las falsas y veleidosas.

Es necesaria la disciplina, educar al alma a seguir la voluntad de Dios, la cual se ha manifestado en el silencio y recogimiento y así escoger ordenadamente el ideal que nos moverá el resto de nuestra existencia.


La falta de ideales nobles y, sobre todo la falta de constancia y disciplina quizá sea la respuesta más elocuente de por qué hoy carecemos de grandes héroes y santos.
Lo difícil no es formular ideales, sino cumplirlos, llevarlos a cabo.
Los santos y los héroes llevaron a cabo sus ideales a pesar de contar con iguales o mayores dificultades que las que nosotros experimentamos en la actualidad.

Es necesario emular a los héroes y santos, porque ellos nos comprueban que no es imposible llegar a concretar los ideales y porque sólo ellos pueden ser llamados verdaderamente hombres, puesto que cumplieron con el fin para el cual fueron creados: la santidad, o en un plano natural, la heroicidad, como los mártires de nuestra Patria.


¿Qué es tener un ideal?


Tener un ideal significa tener una idea concreta, nítida, fija. Una tendencia hacia la cual uno debe dirigirse consecuentemente en la vida. El ideal Debe:


* Estar en armonía con el fin último, que es Dios.

* Ser conforme a las aptitudes reales de la persona.

* Debe hallarse fuera de nosotros y ser superior a lo que tenemos.

* Ser práctico, concreto, verdadero, realizable en el momento presente.

* Resumirlo en pocas palabras, en un nombre o estandarte que identifique este ideal.



Cuando el ideal es malo, desune las potencias (pues la inteligencia propone algo malo o fantasioso, que ataca a la conciencia y la voluntad lo llevará a cabo dificultosamente o con violencia).

Cuando el ideal es bueno, da fuerza a la inteligencia y voluntad, las une y pacifica al alma.


Muchos dirán que no tienen inteligencia suficiente como para ser santos o héroes, sin embargo una gran inteligencia carente de fuerza de voluntad no llegará lejos. El carácter se mantiene firme en lo que considera verdadero. La voluntad es la que hace al hombre grande o pequeño, no su entendimiento. Y todos tenemos voluntad. La potencia de la voluntad será conforme a la disciplina con la cual la ejercitemos haciendo lo que la inteligencia nos indica.


¿Por qué emular a los héroes y santos?


Simplemente porque no merece la pena vivir pensando que otros son los que deben hacer las cosas y quedarnos estancados en la mediocridad del resto del mundo.


¡Adelante, pues!
El Nacionalismo es un ideal noble y hermoso, agradable a Dios, fácil de concretar cada día en pequeñas cosas.
Es una obligación grave amar a la Patria, pero es un acto noble concretar ese amor en un ideal y dedicar la vida llevando a otros a levantar al país desde lo más oculto de una provincia.
Si se persevera, si se es constante en amar a Dios llevando por estandarte la Patria, no sólo se conseguirá ser un héroe, sino quizá también un santo.




No hay comentarios:

¡ARRIBA LOS VALORES HISPANICOS!

BENDITA SEAS, SI, BENDITA SEAS...