Uploaded with ImageShack.us

miércoles, 11 de noviembre de 2009

EFECTOS DE LA DESPENALIZACIÓN K


La situación con chicos volcados al delito ingresó definitivamente en una zona oscura, que requiere respuestas urgentes. Hay coincidencia plena en la necesidad apremiante de comenzar a reconstruir los lazos que se perdieron y derivaron en miles de pibes víctimas de la violencia. Carencias familiares, problemas educativos y falta de contención social, son apenas una parte de esta realidad. Pero detrás de todo, o por encima, la droga y el alcohol hacen estragos. De hecho, el 93% de los jóvenes en conflicto con la ley presenta gravísimas adicciones.
Así lo reveló un estudio elaborado por Claudio Stampalija, director del Centro de Estudios para la Prevención del Delito (CEPREDE), de la Universidad de Belgrano, donde también se indica que “de la totalidad de chicos o adolescentes que delinquieron en alguna oportunidad, el 95% proviene de hogares disfuncionales, con carencias afectivas, emocionales, económicas, sociales, educativas y recreativas, entre otras”.

En el mismo sentido, días pasados en la Legislatura porteña se realizó la 1a Jornada sobre Adolescentes en conflicto, donde Jorge Apolo, juez del Tribunal Oral de Menores de la Ciudad de Buenos Aires confirmó (ante una consulta de Claudio Izaguirre, titular de la Asociación Antidrogas de la República Argentina) que alrededor del 90% de los jóvenes procesados en su dependencia tienen el denominador común de las drogas, explicando que esta realidad incide en el permanente daño a ellos mismos y a terceros.

Un triste panorama

En diálogo con este diario, Stampalija expresó que “nuestra sociedad debe estar más que atenta al problema de los chicos con las drogas, especialmente hacia aquellos que tienen conflictos con la ley”, y precisó que “los estudios indican que los chicos comienzan con el alcohol, siguen con la marihuana, para pasar por el consumo de pegamento o paco, aunque también tiene una presencia importante la cocaína y las pastillas”.

El destacado profesional, que actualmente trabaja en un ambicioso proyecto inclusivo en la ciudad rionegrina de Cipolletti, también destacó que las adicciones de los chicos están entrelazadas con los altos niveles de reincidencia en el delito. “Estamos entre el 80% y el 95% de reincidencia, y los jóvenes menores de 21 años están vinculados en el 60% de los delitos que se cometen”, dijo.

“Las causas de esta triste situación hay que buscarlas en el entramado social, deteriorado para miles de familias y sus hijos. No hay salidas inmediatas, no existen las soluciones mágicas. Sí, en cambio, hay medidas que pueden traer expectativas en el corto plazo, pero tenemos que hacerlo todos juntos. Lo ideal sería reconocer que todos somos responsables. Ya es hora de dar un corte. Los ministerios, las secretarías, los movimientos sociales, los vecinos en los barrios, no se puede perder más tiempo”, dijo Stampalija.

¿Unicos privilegiados?

Cerca de los chicos y jóvenes que descendieron al abismo de la drogadicción y el delito, el especialista Claudio Izaguirre comentó que “en otro tiempo, los únicos privilegiados eran los chicos, pero hoy parecen ser los narcos”, puntualizando que “está claro que todos debemos participar en dar vuelta esta realidad, pero es el Estado quien debe afrontar este desafío, ponerse al frente”.

“Los pibes con adicciones y en conflicto con la ley son quienes más nos necesitan. Pero no tienen espacios de recuperación, o hay muy pocos. Para el caso de los menores de 15 años, directamente no hay centros terapéuticos. Y esto es muy grave”, indicó.

Para Izaguirre, “hablar de estas cosas es horrible, pero tenemos que decir que hoy los chicos son ingresados a las drogas por adultos inescrupulosos y son utilizados para robar, son abusados sexualmente o esclavizados laboralmente”.

“Estos chicos, encima que son víctimas de este estado de las cosas, son observados con desdén, desprecio o miedo por la sociedad. Así, los pibes se evaden, se refugian entre ellos, y se convencen que no tienen salida, ni oportunidades. Por ello, hay casos con chicos que salen a robar y actúan con violencia. Las autoridades hace tiempo que dejaron de ver a los niños como hijos de la Nación”, finalizó Izaguirre.

FUENTE: DIARIO POPULAR

No hay comentarios:

¡ARRIBA LOS VALORES HISPANICOS!

BENDITA SEAS, SI, BENDITA SEAS...